ABC y La Razón aceleran las conversaciones al más alto nivel para fusionar ambas cabeceras

ENRÍQUEZ Y CASALS SE HAN REUNIDO VARIAS VECES

El grupo Vocento, propietario del centenario ABC, ha acelerado en los últimos meses las conversaciones al más alto nivel con La Razón para cerrar la que podría ser la primera fusión de dos cabeceras en la prensa española. El consejero delegado de Vocento, Luis Enríquez, se ha reunido en al menos dos ocasiones, en junio y julio, con el presidente del diario de Planeta, Mauricio Casals, para plantearle un proyecto de fusión que, de momento, según reconoce el propio Casals, no tiene el visto bueno final del presidente de Planeta, José Manuel Lara.

La insostenible situación de La Razón, un diario que impulsó en 1998 el exdirector de ABC Luis María Anson tras su frustrada aventura empresarial en Televisa, y, sobre todo, las perspectivas aún más negativas del sector han impulsado las negociaciones entre ambos diarios casi hermanos y muy próximos ideológicamente, que comparten el mismo espectro de lectores. Según reconocen fuentes cercanas a ambos encuentros, la fusión permitiría salvar la gestión de Casals, que garantizaría la continuidad en ABC de una treintena de periodistas de La Razón, lo que forzaría a su vez otras tantas salidas en el diario de Vocento.

Al segundo encuentro de Enríquez con Casals se incorporó también el presidente de Vocento, Enrique de Ybarra. Según ha asegurado Enríquez a este diario, la fusión no está ni mucho menos cerrada y afirma que “ir más allá es una especulación”. De hecho, en la ronda de contactos que está manteniendo este verano con los principales responsables del sector se reunirá en breve con su homólogo en Unedisa, editora de El Mundo, Antonio Fernández-Galiano.

Sin embargo, el propio Mauricio Casals confirma que “Enríquez ha propuesto hacer algo conjunto. Todas las ideas que me ha transmitido se las he comunicado a Lara y, de momento, las ha rechazado tajantemente. Pero no se ha hablado nunca de un suplemento, sino de cosas muy genéricas”, añade. La fórmula de que La Razón acabara siendo un suplemento semanal de ABC durante unas semanas hasta su cierre definitivo no es una idea nueva. De hecho, ya se contemplaba en el acuerdo que estaba preparado para diciembre de 2007 y que fue finalmente abortado por parte del Consejo de Vocento después de que, incluso, ya se hubiesen distribuido hasta los cargos en el nuevo Consejo resultante.

 

Los estudios del proyecto apuntan a que ABC podría heredar con la fusión entre 20.000 y 30.000 lectores de La Razón, margen suficiente para posicionarse, hipotéticamente, por delante de El Mundo y lograr así el segundo puesto de la prensa española. Las voces críticas, sin embargo, no ven clara esta ecuación y abogan por esperar al cierre ‘natural’ de La Razón para incorporar, después, a alguna de sus firmas más destacadas y lograr idéntico objetivo a un precio de saldo. De hecho, esas fuentes aseguran que La Razón es un proyecto muy ligado a la personalidad y al empeño de José Manuel Lara y que, sin él, caerá.

Más despidos en ABC

El proyecto supondría, de materializarse, una curiosa vuelta a casa de los periodistas que en su día dejaron ABC para seguir a Anson y hacer la competencia directa a Prensa Española desde el diario vecino. Como se ha dicho, la entrada de los trabajadores de La Razón implicaría la salida de un número igual de empleados de ABC, que ya ajustó su plantilla a través de un ERE, por lo que se daría la circunstancia de que quienes en su día se quedaron junto a Guillermo Luca de Tena y Prensa Española, primero, y Vocento, después, serían los peor parados por la unión con La Razón.

La fórmula que se estudia sería una fusión por absorción de la editora del diario de Planeta, Audiovisual Española 2000, por Diario ABC SL, lo que convertiría a José Manuel Lara en pequeño accionista de Vocento. En el dividido consejo de Vocento la operación cuenta, en principio, con el respaldo de la mayoría de sus miembros. Desde los que acaban de llegar y carecen de experiencia en el negocio de los medios de comunicación (Miguel Antoñanzas o Rodrigo Echenique), al núcleo duro que respalda a Luis Enríquez, o incluso de otros miembros como Jaime Castellanos, que se sienta en el Consejo tras vender a Vocento en 2007 el recientemente desaparecido gratuito ¡Qué! por 134 millones de euros.

Article publicat a: El Confidencial per Daniel Forcada; 21/08/2012